Editorial



Coso mi mano a mi boca para de ese modo cantar cuando no pueda. Digo: mi boca es mi mano, y en tanto mueva mi mano el mundo girará y en el telón de fondo continuarán las luces.

Coso mis ojos a mi boca para nombrar lo oscuro: limosnera de mí, sin llegar a mi centro, me nombraré bien lejos para mirar de cerca lo mucho que me falta.

Y alguien dirá mi oficio, confusa telaraña que aprisiona el sentido, y alguien sabrá que he sido pan de a ratos, abrigo en lo nocturno, sediento manantial que se consume en fuego.

Segir



Con mi mano, mi boca, con mis ojos, digo la dignidad de los relámpagos, y así voy deletrando todo lo que ha nacido. Digo y percibo, demiurgo de mí misma, y así como he brotado sé que un día será el invierno crudo. Pero ahora es que coso, y a cada dentellada de hilo con aguja, nace una cordillera, un mar, un precipicio.

Con mi mano, mi boca, con mis ojos. Soy La Costurerita, la que cose.



 

La costurerita es una publicación semestral de el suri porfiado / ediciones
Av. Córdoba 2206, 8º 58. CP 1120 · Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Tel.: (5411) 4951-7956 · revistalacosturerita@gmail.com